DE PERSONAJE A ACTOR: EL TEATRO COMO SANACIÓN

Personaje a actor teatro como sanación

En el teatro el personaje usa ecos de vivencias del actor para representarse sobre el escenario. En la vida, el personaje se utiliza a sí mismo como falsa defensa. En el teatro la falsedad es un acuerdo explicito de ficción, en la vida nos creemos que dicha ficción es verdadera.

Descubre cómo la imagen que tienes de ti te impide crecer.

La ficción

El escenario es un espacio en donde acordamos que la fantasía es verdad y, en cierta forma, lo es. Quien actúa utiliza herramientas de su propia vida para dar forma a un personaje, hacer una representación creíble y conectar con el público. La ficción transita, se nutre y se muestra y el espectador se conecta con ella, se emociona y se lleva algo para sí.

En la vida diaria nuestro personaje se vuelve un ideal del ser, una especie de ectoplasma que solo ve y cree quien lo representa. Aquí, la ficción es autorreferente porque no existe un acuerdo explicito de verdad, sino que nos defendemos, a través de nuestro personaje, de mostrarnos como realmente somos.

La defensa

El carácter de cada uno es una construcción que podríamos llamar teatral. Desde el punto de vista psicológico es una coraza mental, emocional y corporal con la que, en su momento, entendimos que debíamos andar por el mundo. Ese entendimiento nos llegó en nuestra infancia, de tal modo que, de adultos, ya está caduco. Como todas las cosas que aprendemos, nuestro carácter también tiene fecha de caducidad.

En la infancia el mundo era bastante más peligroso para nosotros, la defensa era necesaria. En cambio, de mayores es deseable ocupar las herramientas que hemos aprendido y dejar de recurrir al ideal de Ser. Un ejemplo: quien de niño tuvo que ser amable y construyó un personaje o carácter todo bondad para que sus padres lo aceptaran y quisieran, es necesario que de mayor abandone la idea de que si los demás no lo quieren algo muy terrible le va a suceder. Esto permite que la imposición de ser de una forma rígida o personaje (en este caso, amable), se vuelva opcional, no dictatorial.

 

El teatro como herramienta de sanación

Todos necesitamos que nos miren con amor, tener un grupo de pertenencia y realizarnos como seres humanos. Para ello, estar defendidos mostrando una careta que no somos, nos estorba enormemente. El escenario de un taller de Teatro Terapia Gestalt, es un vientre seguro en donde podemos quitarnos esa careta porque en el proceso de “desnudez”, quien se muestra y quien te ve (el público que son los propios compañeros de viaje), saben que está ocurriendo un acto sagrado por su delicadeza y verdad.

Si quieres saber más del Teatro terapia Gestalt pincha el siguiente enlace donde encontrarás un video explicativo y las fechas en que lo imparto tanto en Barcelona como en Granada.

https://www.gestalteatro.es/talleres/taller-de-personaje-a-actor/

 

Campartir

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*